¿Qué hacer y cómo proteger a tu hijo de un robo?

En la calle

Camina sujetándolo de la mano o con una correa de seguridad, supervísalo constantemente; mantén tu atención en él y no te distraigas con el celular o en pláticas largas.

Enséñalo a permanecer a tu lado y nunca irse con extraños aunque también sean niños. No permitas que nadie le tome fotos en parques o centros comerciales, pues las bandas delictivas hacen catálogos con estas imágenes para sus clientes.

Si alguien los sigue, mézclate entre la multitud y pide ayuda inmediatamente, procura llevar siempre un silbato y utilízalo para llamar la atención en caso de que sufras algún intento de robo o grita: “¡Fuego!”.

Recuerda que la alerta por incendios es emergencia tipo A y es atendida en un lapso menor a 3 minutos, explícale que, en caso de sentirse perdido, debe quedarse parado en ese mismo lugar y esperar hasta que tú o sus familiares vuelvan.

Dile que si alguien quiere llevárselo contra su voluntad o de manera violenta, debe gritar: “¡Soy (su nombre) y me están robando!” o tirarse al piso y hacer un berrinche para que la gente voltee a ver lo que sucede.

En la escuela

Jamás lo dejes a una distancia corta de la escuela, acompáñalo hasta la puerta y asegúrate de verlo entrar.
Confirma con el colegio que el personal que entregue a los niños a la hora de la salida exija una credencial que acredite a los familiares.

Dile a tu hijo que no debe irse con ninguna otra persona (a menos de que tú se lo indiques con anticipación), aunque diga que viene de tu parte

En las redes sociales

Limita la información que publicas en internet, NO publiques fotos o datos que puedan dar información sobre tu hijo: imágenes con su uniforme de escuela, horarios o actividades extraescolares.

Si ya es más grande y tiene sus propias cuentas en redes, procura ubicar sus amistades e insiste en que te agregue para poder seguir sus publicaciones.

Explícale los riesgos de intercambiar información personal con desconocidos.

¿Cómo actuar ante el delito?

Si eres víctima de robo, trata de mantener la calma aunque sea muy difícil, pues tu respuesta y tus decisiones influirán mucho en lo que pueda suceder con tu hijo.

En caso de que estés en un centro comercial, avisa a los elementos de seguridad de inmediato.
Informa a la PGR y PGJ. Recuerda que no existe ninguna ley que señale que debes esperar cierto número de horas y que las primeras 24 son determinantes.

Solicita que se emita la Alerta AMBER (sólo para menores de 18 años). Entre otros requisitos, debes dar la información básica de tu hijo como las características físicas o la ropa que vestía, una fotografía de menos de seis meses de antigüedad y una copia de tu denuncia.

Informa a través de las redes sociales y canales de difusión la desaparición, recapitula todo lo que hiciste en el momento de la desaparición tratando de recordar detalles (testigos, cámaras de seguridad) para dar más pistas a las autoridades.

Apóyate en las fundaciones y asociaciones civiles, haz una lista de amigos, familiares y conocidos cercanos al niño. Es muy frecuente que los culpables sean personas quienes conviven de manera cotidiana.

Tags: