¿Cómo lidiar con el estrés de los niños en la cuarentena?

En muchas personas adultas este aislamiento domiciliario ha causado estrés y ansiedad. Lo mismo en los niños, para quienes no poder salir de casa por un tiempo prolongado es más complicado y expresan su malestar con rabietas, enfados y poca tolerancia a la frustración.

Para poder manejar estas situaciones expertos dicen que lo primordial es que los padres mantengan la calma, para que así puedan aliviar las tensiones y ansiedad por el encierro que los niños podrían estar sufriendo en la cuarentena.

– No sobre informar constantemente a los niños sobre las noticias relacionadas al coronavirus. En caso de que lo haga, elija los contenidos adecuados y muestre tranquilidad.

– Explique a su hijo el trabajo importante que está haciendo al quedarse en casa, para cuidar que personas mayores no se contagien y evitar la propagación del virus.

– Ante las noticias negativas, mantenga siempre una actitud de calma, recuerde que usted es “espejo” de sus hijos.

– Haga videollamadas con sus familiares y también con amigos de la escuela de su hijo, para que sientan que no están solos en esa situación.

– Establezca rutinas diarias y horarios para hacer las actividades de ocio, entretenimiento y de educación. Puede pasar tiempo con los niños leyendo libros, divirtiéndose con juegos de mesa o preparando alguna comida.

– Realice alguna actividad física con los niños por un periodo corto, es muy importante para aliviar tensiones y el ejercicio permite relajarse del estrés del encierro.

– Programe momentos para ver juntos alguna película o programa educativo.

– Si tiene niños pequeños, puede jugar a la limpieza compartida.Si son más grandecitos, puede delegar alguna tarea diaria, como mezclar ingredientes en la cocina, ordenar sus juguetes o barrer su habitación.

– Sea más tolerante con algunas conductas de sus hijos que, en otras circunstancias, no les permitiría, como por ejemplo correr por la casa o jugar con pelota.

Además, debe recordar que la Organización Mundial de la Salud (OMS) y Unicef establecieron varias directrices para proteger a los más pequeños en medio de esta crisis y recomendaron a los padres que “alienten a los niños a hacer preguntas para que puedan expresar sus preocupaciones”.